Medellín

"Muestra de Danza. Un espacio para convocar y provocar" en I.E. Lola Gonzalez

En la escuela, el lenguaje del movimiento como potencial creativo se constituye en la base para que los jóvenes activen y descubran interiormente recursos que les permitan habitar su corporeidad a partir del reconocimiento de su ser, no como ente material (lo que se tiene o desea) sino como ente sensible (generador de sentido). Si bien es cierto que el cuerpo ha sido la superficie de inscripción sobre la cual se ha dibujado la represión, el miedo, la angustia, la soledad, convirtiéndolo en símbolo de una sociedad negadora de la vida, también lo es que sólo a través de una nueva experiencia corporal pueden llegar a ser copartícipes de un nuevo registro identitario. Esto, en pro de los pertinentes modelos sociales, más que como autores del mundo que habitan. El lenguaje del movimiento: La danza, debe constituirse en una de las posibilidades claves de transformación de una nueva ética del cuerpo individual y social.