"Muestra de Danza. Un espacio para convocar y provocar" en I.E. Lola Gonzalez

Profesora Luz Helena Acevedo Lopera
Entre las Artes

Maestra Nominada al Premio Compartir al Maestro 2009
La danza para despertar tu
fuerza, tu energía, tu creatividad, la danza para descubrir quién eres
”.

Isadora Duncan

 

 

 

 

Ficha técnica de entrada

Grados en los que desarrolla el proyecto de danza 8º, 9º y 10º. (El mismo proyecto lo desarrolla mediante otras expresiones artísticas en 6º, 7º y 11º)
Institución I. E. Lola González
Dirección Calle 47F No. 94-63 Barrio Floresta- Santa Lucía 
Sector     Comuna 13 de Medellín
Fecha de inicio del proyecto Enero 2006

 

  1. Presentación de la experiencia
  2. Antecedentes y justificación. Contexto educativo y cultural 
  3. Retos pedagógicos y culturales 
  4. Criterios que fundamentan este proyecto 
  5. Propósito del proyecto 
  6. Metodología y didácticas 
  7. Evaluación e identificación de resultados de impacto del método aplicado 
  8. En qué reside el éxito de esta propuesta
  9. Hoja de vida de la maestra 

Presentación de la experiencia

dos.jpgEn la escuela, el lenguaje del movimiento como potencial creativo se constituye en la base para que los jóvenes activen y descubran interiormente recursos que les permitan habitar su corporeidad a partir del reconocimiento de su ser, no como ente material (lo que se tiene o desea) sino como ente sensible (generador de sentido). Si bien es cierto que el cuerpo ha sido la superficie de inscripción sobre la cual se ha dibujado la represión, el miedo, la angustia, la soledad, convirtiéndolo en símbolo de una sociedad negadora de la vida, también lo es que sólo a través de una nueva experiencia corporal pueden llegar a ser copartícipes de un nuevo registro identitario. Esto, en pro de los pertinentes modelos sociales, más que como autores del mundo que habitan. El lenguaje del movimiento: La danza, debe constituirse en una de las posibilidades claves de transformación de una nueva ética del cuerpo individual y social.

Instando al principio, que más que una sociedad del conocimiento somos una sociedad de la experiencia; la I.E. Lola González ha hecho de la experiencia artística: Danza, Teatro, Música, Plástica y Practicas contemporáneas, un espacio para convocar y provocar en una comunidad (comuna 13 de Medellín) cuya tipología y tradición es dispar, pero atravesada toda ella por aleccionadoras historias de vida. Y si bien es cierto que esta comunidad ha experimentado de manera más aguda los efectos del conflicto nacional y las formas implementadas para su manejo y resolución, también es claro que sus habitantes poseen mucha fuerza y energía para demostrar que sus corazones no solo están llenos de dolor sino también de deseos de cambio y transformación.[1]

Antecedentes y justificación. Contexto educativo y cultural 

Una motivación personal

Motivaron este proyecto los siguientes interrogantes que me surgieron en medio de una clase donde los estudiantes no deseaban trabajar, donde además, fueron muy claros al expresarme que ellos no querían ser artistas:

- ¿Para qué creo yo, y por su puesto ellos, que sirve el arte?
- ¿Qué es lo que quiero enseñar desde mi área y cómo?
- ¿Qué es pertinente enseñar desde el arte?... 
- ¿Cómo pueden valorar---apreciar … su propia corporeidad en una comunidad que
  les ha negado su identidad? Algo así?

Estas inquietudes me llevaron a pensar en la necesidad de un punto de encuentro que nos permitiera una comprensión de ese ¡que hacer del arte! dentro de un espacio de creación; aparece entonces la danza, la cual ha sido manejada por nuestros jóvenes como una especie de código cifrado, pues en ella incautan aquello que debe permanecer en el umbral de la incomprensión de los adultos. Es pues este lenguaje corporal el que pondría en obra el sin- sentido de esa cotidianidad de nuestros jóvenes (sus angustias, incertidumbres, miedos). Cotidianidad que está dejando huella indeleble en su cuerpo. 

Valores señalados por los estudiantes que se busca cultivar

Las circunstancias vitales de los estudiantes exigen hacer visible su corporeidad, que es un valor positivo fundamental que poseen por derecho propio, ante una comunidad que les ha negado su identidad. Su actitud frente al conocimiento y a los sentimientos fue el primer síntoma que me llevo a identificar su enfermedad, la cual no es pereza mental sino pobreza espiritual, una pobreza que requiere, promover su vitalidad a través de su expresión corporal.

Valores que se busca cambiar

Los estudiantes de esta comunidad necesitan reconocerse como jóvenes dentro de una sociedad, saber quiénes son y en función de qué se encuentran en un espacio, llámese familia, escuela, comunidad.

Es conveniente que nuestra comunidad estudiantil genere nuevas formas de relacionarse, ya no sólo en el dominio de lo ético sino en el de lo estético.

Al proponerme desarrollar la experiencia estética y el aprendizaje artístico en los estudiantes encuentro en las palabras seducción y motivación la clave dentro de un ámbito pedagógico, pues ante la competencia de unos mass- media tan eficaces, nuestra pedagogía ya no debe residir en un método o manera en sí mismos, sino en modos educativos que promueva actitudes y comportamientos.

Parto del convencimiento de que la destreza o habilidad para el quehacer artístico es un valor intrínseco en los estudiantes. Otra cosa sería enseñarles a perfeccionar una técnica y yo no estoy interesada en ello. Me interesé más bien lo que le pueda aportar de motivante a su ser humano. El hacerlos concientes de una capacidad que poseen y la cual probablemente les da temor manifestar, es lo que me ha llevado a hacer de la danza, el movimiento, o el lenguaje corporal, el vehículo o instrumento, que me permite seducir a los jóvenes para que salgan de ese estado que yo llamo de inamovilidad, de modo que descubran todas las posibilidades de su propio espíritu; la experiencia del movimiento es el encuentro entre esa interioridad y esas formas de exterioridad del sujeto.[2]

Antecedentes conceptuales

Cuando uno se pregunta por el qué, cómo, dónde y quién de un sabe, indudablemente aparece un mapeado de tramos y nodos que se interconectan en conceptos, teorías, disciplinas, experiencias etc., tres.jpgsituación esta que te lleva a seguir un rastro, a reencontrarse con unos orígenes, con un principio, a hacer una lectura de huellas e indicios para decodificar los registros que posibilitan la comprensión de dicho saber. Ante esto decidí seguir el rastro del quehacer artístico de la danza desde una perspectiva antropológica basada en el texto: La actualidad de lo bello. Juego, Símbolo, Fiesta, de George Gadamer. El juego ha sido una condición del hombre y en este ha residido el origen de la danza: el juego como autonomía del movimiento; el símbolo como auto-significación; la fiesta como celebración (hacer comunidad).

Nuestros jóvenes han sido negados a su condición de juego (Léase Homo Ludens de Huizinga), lo que nos hace pensar en una faltante dentro de la formación de ese complejo campo que es el ser humano, y a lo que probablemente ha llevado es a que se de ese estado de “inamovilidad” que hemos planteado. Estamos entonces ante la búsqueda de lo bello en el ser y pareciera que la mejor forma de restituir esto se encontrara en el fenómeno del arte; en este caso en la danza como un nuevo registro identitario. Lo anterior es por su puesto sustentado por diversos campos del conocimiento como son por ejemplo las teorías del arte, así con Herbert Read; desde el campo de la psicología y de la neurología en cabeza de Howard Gardner quien ha hecho grandes aportes a la educación; en filosofía analítica con Jack Derridá entre muchos otros. 

Para pensar en el programa de Danza que practico no me apoyé en particular en ningún autor, creo más bien que me interesé por la danza contemporánea como centro del proyecto por su carácter de auto-reconocimiento del ser, lo que posibilita el soporte antropológico antes mencionado. En este sentido no puedo desconocer el gran aporte de Isadora Duncan, y mucho menos olvidar nuestras raíces con la danza folklórica.


Retos pedagógicos y culturales 

cuatro.jpgPosicionar el arte en la escuela como campo que engendra saber, es un reto fundamental; el arte como pensamiento, como conocimiento es equiparable a las otras disciplinas y de hecho, según revelan los últimos estudios, también posibilita un punto de encuentro entre las mismas. Así, por ejemplo: no es privilegio de la física y de la lógica matemática identificar el sistema en el cual nos movemos, también danzando adquirimos conocimientos de otra índole sobre el movimiento. Tampoco la lingüística es el único saber que piensa un sistema de lenguaje, el campo artístico igualmente comprende formas de pensar y un lenguaje expresivo propios. Para darle a la educación artística y cultural el valor de un área que engendra saber, debemos entonces empezar por revaluar no sólo su la intensidad horaria en el currículo, sino además el tipo de maestro que la imparte.

En lo social. Otro desafío que tiene este proyecto reside en identificar al arte como gran posibilitador de una transformación social, no sólo desde la vivencia estética y la expresividad de la danza, sino desde el pensamiento crítico – reflexivo. De esto hemos dado cuenta en nuestra institución desde que se implementó el proyecto.

En la danza el proyecto se válida cuando comprendemos que para darle un giro al hecho social actual, hay que darle un giro al elemento sustancial que compone dicho hecho social: al ser como individuo.

Criterios que fundamentan este proyecto 

El ciudadano/ciudadana que se espera formar

Se espera que a través de la danza se forme un joven crítico y reflexivo, conceptos hoy muy desgastados pero que siguen siendo el pilar para la formación de verdaderos individuos en esta sociedad contemporánea, o como lo expresa Howard Gardner [3]: “Un joven con mentalidad ética y respetuosa”.

Considero que el vínculo afectivo al conocimiento que aporta la educación artística es fundamental en la formación del juicio crítico, pues éste se da como un hecho intelectual en el dominio del juicio sensible, lo que inconscientemente lleva a promover la inteligencia, reforzando otras habilidades mentales como el aprendizaje de las matemáticas, del español, de sociales y hasta de la religión.

En la danza o través de ella como juego, les aseguro que he encontrado lo bello de los jóvenes y, este es el aporte, que hace en particular el arte a la formación del ciudadano.

La comunidad que se busca promover

Esperamos contribuir a la constitución de una comunidad “libre de miedos y con capacidad de decidir”, como lo expresó el teórico de la comunicación Jesús Martin Barbero en su charla dictada en la universidad de Eafit en el mes de marzo del 2009. 

La función que debe tener la educación artística en la formación integral de los estudiantes

La educación artística es un “Campo generador de saber”[4], de un saber que se cultiva en el dominio de la belleza espiritual y que implica el juicio que se emite desde la sensibilidad. Este es un saber connatural al complejo sistema que tiene el ser humano para relacionarse con el mundo, que incide de manera positiva en los otros dominios del hombre: en su razón, en su conciencia. El saber que genera la educación artística comprende concepciones propias de tiempo y espacio, así que estos conceptos no se reducen a los campos del conocimiento matemático o lingüístico.

La educación artística no debe ni puede ser expresión de mundo. ¡Debe ser hacedora de mundo! 

El método por el que se opta. Procesos pedagógicos

Mi método se resume en el reflexionar, crear, vivir y proyectar mediante la danza todas las experiencias que surgen en la escuela, pues esta no debe ser más que el laboratorio incansable de imaginarios y realidades.

El método que aplico está en concordancia con el P.E.I de la Lola González. Este proyecto enmarca su estrategia pedagógica en las potencialidades del ser humano, para que tanto las prácticas artísticas vigentes como el deporte se conviertan en espacios para convocar y provocar.


Propósito del proyecto 

cinco.jpgEl mayor propósito del Proyecto: Muestra de Arte un espacio para convocar y provocar, en que se inscribe el de danza, está en hacer del arte un espacio donde se intercambien experiencias y se interactué en un ámbito de creación, no sólo al interior de la institución que lo promueve y desarrolla, sino en otras instituciones, cobijando así toda una comunidad: Familia, vecindad y otras instituciones aunque no tengan carácter educativo.

Con este proyecto esperamos contribuir a que las políticas nacionales consideren la educación artística como campo generador de un saber particular que comprende el juicio sensitivo y crítico, esencial en el desarrollo del ser humano, y a que éstas se reflejen en forma coherente y real en los planes y programas. 

Metodología y didácticas 

En un primer momento les presento a los estudiantes una fundamentación teórica de lo que se verá en el curso y todos exponemos las expectativas que tenemos frente al mismo:  ¿Qué espero yo de ellos?-   ¿Qué expectativas tienen ellos hacia el trabajo? ¿Qué obstáculos visualizan y por el contrario que se les facilita?

  • En un segundo momento pensamos, analizamos y seleccionamos el tema que será eje central de una muestra final, (problemáticas familiares, escolares, sociales en la percepción de ellos como individuos), luego se les asigna por grado la expresión artística que trabajarán y desarrollarán durante 6 meses, de acuerdo a la complejidad de grados: edad, genero, intereses etc. Los 8ºs ven danza folklórica colombiana. Los 9ºs trabajan danza clásica, moderna y popular. Los 10ºs, ven danza experimental y contemporánea
  •  En un tercer momento, la clase de arte se convierte en un juego donde todos incluyéndome participamos y ponemos al descubierto lo más profundo de nuestro ser, ¡sin miedo!, en un acto reflexivo; primero desde lo verbal y lo plástico, y luego desde lo corporal.
  • Luego viene la etapa de creación donde los estudiantes hacen sus propuestas. ¡Les permito absolutamente todas! 
  • Finalmente tenemos la etapa de proyección. Todo  lo que ellos hacen lo presentamos, resaltando el carácter de importancia a su trabajo.
  • En un último momento nos evaluamos tanto individual como grupalmente. 

Logros esperados por procesos

Logros esperados de dominio personal (Desarrollo de competencia cognitiva sensitiva e intuitiva)

  • Se fortalece el auto–reconocimiento en una comunidad donde es vital despertar el alma y espiritualizar la experiencia.
  • Se plantean propuestas personales con la mayor libertad posible en la selección temática y expresiva.
  • Se promueve en los alumnos su sentido de lo bello y su juicio sensible.
  • Se esclarece la concepción que se tiene frente a la formación artística, para (en) el caso de la danza, cosa esta muy importante.

Logros esperados de tipo interpersonal y de trabajo en equipo (Desarrollo de competencia comunicativa e integradora)

  • Hacemos de la clase de arte un juego donde todos participamos y ponemos al descubierto lo más profundo de nuestro ser, ¡sin miedo!, en un acto lúdico y reflexivo
  • Los estudiantes se apropian de un saber dancístico, según la expresión que esté trabajando cada grupo, para realizar a fin del año una muestra de los trabajas, que darán cuenta de su expresividad y de su apropiación sentida de varios géneros de la danza.
  • Se desarrolla la capacidad de los estudiantes de expresar sus sentimientos, sus ideas, sus propuestas, manifestando equilibrio emocional, pues como sabemos en esta edad se es sobretodo emocional y menos analítico. Se trata de hallar el punto de encuentro entre sus posibilidades y limitaciones como individuos; de validar sus puntos de vista pero respetando el de los otros.
  • Las producciones escritas y visuales por parte de los alumnos se configuran en otro logro esperado: guiones teatrales, coreografías corporales, videos-documentales, propuestas performáticas, cuyo contenido didáctico ayude al análisis y reflexión de problemáticas propias de esta comunidad.
  • Presentamos todo lo que se hace en clase, resaltando la importancia del trabajo de los estudiantes.

Logros esperados de impacto cultural

  • Asumen actitudes y comportamientos creativos y constructivos de comunidad.
  • Acceden al conocimiento universal al articular su propia experiencia con los valores de un contexto cultural.
  • Hacen montajes recreando las tradiciones de distintas regiones y tradiciones.
  • No está por demás pensar que nuestro. proyecto puede contribuir a dar respuesta a las preguntas problematizadoras planteadas en el pasado debate plan decenal 2007.

La función que debe tener la educación artística en la formación integral de los estudiantes

La educación artística es un “Campo generador de saber”[4], de un saber que se cultiva en el dominio de la belleza espiritual y que implica el juicio que se emite desde la sensibilidad. Este es un saber seis.jpgconnatural al complejo sistema que tiene el ser humano para relacionarse con el mundo, que incide de manera positiva en los otros dominios del hombre: en su razón, en su conciencia. El saber que genera la educación artística comprende concepciones propias de tiempo y espacio, así que estos conceptos no se reducen a los campos del conocimiento matemático o lingüístico.

La educación artística no debe ni puede ser expresión de mundo. ¡Debe ser hacedora de mundo! 

Formas de evaluación

Los resultados de nuestro trabajo se evalúan por el grado de respuesta de los alumnos frente a la propuesta, pero la evaluación en mi concepto sigue siendo un hecho muy ambiguo: ¿A quién y qué es lo que evaluamos?. Me explico: el sistema nos pide evaluar cualitativamente pero este mide cuantitativamente.

Evaluación e identificación de resultados de impacto del método aplicado 

El mayor impacto del proyecto de danza y de las otras modalidades de educación artística de las que estoy a cargo en la institución se ha visto reflejado en la cantidad de alumnas y alumnos que quieren participar en la llamada “Muestra de Arte; un espacio para convocar y provocar”; en el apoyo y compromiso de las familias frente al hecho mismo; en la respuesta de una comunidad en la participación de la muestra. 

Viene al caso señalar que este evento consiste en que a fin de año cada grado a mi cargo presenta una manifestación artística según lo realizado durante el año: 6º en plásticas, 7º en escultura, 8º en danza o teatro, 9º en prácticas contemporáneas, 10º en danza experimental y contemporánea, y en artes visuales, 11º en gestión, promoción y venta del evento.

siete.jpgObservo logros de dominio personal

  • Me refiero a observar y constatar que los chicos manifiesten aquellos saberes, destrezas, habilidades que poseen y no lo saben o sienten temor a expresarlas. Viene de arriba: A que se pregunten: ¿De qué fui capaz? ¿Cómo pasamos de un deseo o un imaginario a un hecho real y tangible? La pregunta y la respuesta es analizada en grupo durante una clase y, tomando registro tanto escrito como visual, los chicos cuentan su experiencia, narran las situaciones previstas y las imprevistas. En estas últimas encuentro un valor inexplicable, pues se supone que fue en estas situaciones imprevistas donde ellos dieron cuenta de su confianza de su seguridad y de su capacidad, al resolver de manera inteligente y creativa dicha situación. 
  • Obviamente en un trabajo como este siempre se obtendrán conocimientos nuevos pero, yo le hago seguimiento a un hecho que llamo el vínculo afectivo al conocimiento. 
  • ¡Caso concreto! A los chicos de 805 se les asignó la danza folklórica de la región atlántica, ellos iniciaron investigando las manifestaciones culturales de dicha región (vestuario, alimentación, clima, danzas, narraciones míticas etc,), luego para implementar la cumbia se les narró la historia de Tomasita y el caimán origen de la misma, ellos por su parte pasaron de un lenguaje verbal a un lenguaje plástico y luego corporal trabajando sobre la misma historia. Luego en un acto de creación la hicieron manifiesta agregándole su propio lenguaje, la forma en que la escenificaron y la presentaron. Lo que intento explicar es que en ese proceso mismo de aprendizaje se articularon los valores de un contexto cultural con la experiencia afectiva y la inventiva de los estudiantes (memoria de sensaciones, sentimientos, nociones y conceptos) logrando así un conocimiento universal.

Observo Logros de tipo interpersonal

  • Le hago seguimiento a cómo validan sus puntos de vista, pero respetando el de los otros. Este logro se refiere al desarrollo progresivo de expresiones equilibradas de sus sentimientos, sus ideas, y sus propuestas artísticas.
  • ¡Y les aseguro que esto es difícil en el espacio escolar!

Observo Logros de trabajo en equipo

  • Su capacidad para relacionarse para interactuar en función

En qué reside el éxito de esta propuesta

He encontrado la manera de comunicarme con mis alumnos, y además ser parte de ellos, de su pensamiento, su ideología, su comportamiento y su deseo, siendo conciente de la responsabilidad que tengo de ocho.jpgdiferenciarme de ellos. Sólo conociendo el ser de nuestros jóvenes en todas sus dimensiones podremos educarlos, formarlos. 

Limitaciones

Yo creo que la mayor limitación ha sido dar cuenta de esta posibilidad a los entes que se encargan de manejar los parámetros educativos, pues aunque la educación es un derecho, esta no deja de estar sujeta a ciertos intereses políticos de un objetivo común, en este caso, sacar adelante la danza asignada y la cual estará representando toda una comunidad.

Recursos necesarios para el desarrollo adecuado del programa

¡Sonará algo extraña la respuesta!
Los recursos que utilizamos son absolutamente todos lo que se consideren pertinentes para el trabajo y/o actividad; tecnológicos, institucionales, reciclables, reutilizables, orgánicos … en fin podría hacer una lista interminable. 

Con respecto a la danza se buscó desde el aporte de instituciones como el Ballet Folklórico de Antioquia, hasta la contribución de algunas madres costureras, y, en caso último, trajes diseñados y hechos por las alumnas. 

Hoja de vida de la maestra 

Luz Helena.jpgLuz Helena Acevedo Lopera, nació en Bogotá, hizo la Licenciatura en Educación Artística en la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín. Actualmente cursa el tercer semestre de la Maestría en Historia del Arte, en Universidad de Antioquia en Medellín. 

Desde hace 11 años trabaja como maestra de artes en el I.E. Lola González de Medellín, y tiene a su cargo los Grados  8º 9º y 10º, donde contribuyó a creación e institucionalización del evento: Muestra de arte, un espacio para convocar y provocar.

Fue Nominada al Premio Compartir al Maestro 2008 , y recibió un reconocimiento especial  por participación en los Premios Medellín la más Educada  Medellín noviembre 2008, Plaza mayor.

En los últimos años ha participado en:

  • El Congreso Educativo: Cerebro, Corazón y Mente  Bogotá  2009 Colegio Rochester
  • Primer encuentro latinoamericano de grandes maestros y maestras, Bogotá  2008 Teatro  Colsubsidio.
  • El VII Seminario Nacional de Teoría e Historia del arte, Medellín 2008, auditorio Confama
  • El Seminario: Relaciones peligrosas. Arte y Poder, en la escena artística contemporánea, Medellín 2008, Museo de arte contemporáneo.

Su trabajo se ha publicado en:

  • El Periódico  “El Colombiano”  Octubre 2008
  • El Magazín  Nacional “Palabra Maestra”  Diciembre 2008
  • El Canal  Teleantioquia , Programa  “Llave Maestra”  Diciembre 2008. Creación e institucionalización del evento: Muestra de arte, un espacio para convocar y provocar, en su tercera versión, I.E. Lola González Medellín

[1] En Medellín, en la comuna 13 se ha vivido de una forma particular el conflicto del narco tráfico, que genera comportamientos como el sicariato y el desplazamiento forzado. Y ellos, los chicos de esta comuna en particular, son los hijos de este fenómeno que más adelante se extendería a otras regiones del país. Véase libro Ed. Universidad de Antioquia “Comuna 13 historia de una guerra urbana”. A través de la intervención militar llamada “Operación Orión”, se entra a recuperar el sector.
[2]Léase; “Formas de la exterioridad”, José Luis Pardo.
[3] Gardner, Howard. España 2005.  Las cinco mentes del futuro. Editorial Paidos Ibérica S.A 
[4] Léase “La arqueología del saber” Michel Focault 

Portada: 
Destacado: 
Si