Experiencias pedagógicas
Ventana estudiantil
Proyectos de cultura ciudadana
Encuentro con creadores
    > Gestion cultural
    > Diseño Urbano
      > Arquitectura

    > Construcción tradicional
    y empírica

    > Ingeniería civil
    > Escultura pública
    > Diseño industrial
    > Diseño de modas
ONG e instituciones de educación artística y de educación mediante las artes en Colombia
En la memoria
Cruza la calle
Maestros que dejan huella
A la par 15
Enlaces
Descargar documentos relacionados con este tema
Buscador


Arquitectura
 


Diana Wiesner

· Concebir ideas nuevas
· Hacer el parque
· Reflexiones críticas
· Un contexto cultural e histórico
· Proyección a la comunidad
· Recomendaciones a los maestros


Hacer el parque



Preparación del terreno


Preparar el terreno

Todas las construcciones que había en la zona las tumbaron y se empezó la construcción del parque. Se demolieron las casas y se crearon unas montañas artificiales, taludes ataja vientos alrededor del parque. Luego se taparon con tierra y vegetación. Con esos taludes quisimos que se vieran más los cerros y las montañas; al estar el talud en primer plano y las montañas más atrás, lejos, se aprecia la belleza del perfil de las montañas, se resaltan los cerros orientales. No sólo hicimos que se recuperara todo eso que se demolió, pusimos también unos límites que le dan un sentido más recogido al parque, que lo aíslan bastante del ruido de la décima y no lo encierran, que al contrario lo embellecen. Con los taludes se remplazó de alguna manera la reja. Estas son ideas de un arquitecto, que dice: “hagamos esto para que se resalte más la montaña y generamos otra montaña que se vuelva como un mirador”.

La próxima vez que vayan al parque, háganse en la décima que es bastante ruidosa y después se hacen adentro. La décima es uno de los sitios más ruidosos de Bogotá pero cuando se hacen adentro del parque, el ruido disminuye. Los taludes se chupan todo el ruido y si hay mucho viento, también lo disminuye.



Pisos Parque Tercer Milenios
Los Pisos

El Alcalde Peñalosa quería que el parque fuera mucho más duro. La primera fase es muy dura porque fue durante el periodo Peñalosa. Afortunadamente en la segunda etapa logramos meter mucho más verde y casi todo lo que iba a ser duro es verde ahora o de material triturado de ladrillo.

Si se dan cuenta la mayoría de Bogotá está construida de ladrillos. Cuando sobra ladrillo de las construcciones no lo utilizan. Nosotros pensamos que lo que se demuele debería ser reutilizado en los parques, que sería más económico, pero no está permitido en las normas que tenemos para los parques. Sólo se puede en ladrillo o en cemento, cosa que es absurda.

 Hicimos caminos como si fueran ríos porque por aquí pasaban los ríos San Agustín y San Francisco. Las fuentes se hicieron para que la gente se sintiera más refrescada.



Los árboles en el parque tercer milenio
Los árboles

Yo soy paisajista, además de ser arquitecta, aprendí a saber los nombres de los árboles, a entender cómo funciona la ciudad con la naturaleza. Determinamos todos los árboles que podía tener ese sitio.

Propusimos muchos tipos de árboles que ayudan a reducir la velocidad del viento y también a disminuir el ruido. Ustedes saben que a los parques casi no los mantienen, ni les echan agua, ni se interesan por los árboles. Entonces propusimos vegetación que fuera de bajo mantenimiento, especies que resistieran. Hicimos una selección de árboles y plantas que aguantaran el no mantenimiento. Una idea un poco curiosa de unas personas de la alcaldía, fue que como la zona se le llamaba El Cartucho pusiéramos flores de cartucho para recordarlo. Para mí es más importante la gente que poner flores de cartucho, pero…este es el resultado de decisiones de muchas personas.

Queríamos que las flores fueran muy alegres. La mayoría de los árboles son nativos y atraen los pájaros. Quisimos que en una zona tan triste volvieran a haber pájaros en el parque. Cuando empezaron a sembrar los árboles, se oía el ruido de los pájaros. Eso para mí, en mi infancia, era algo que me producía mucha alegría. Siempre lo tratamos de traer en nuestros proyectos.

Se planeó y diseño el parque con muchos árboles, pero pasó que los sembraron chiquiticos, por eso en el parque se ven muy pocos. Yo que soy paisajista, peleé muchísimo porque no se gastaran tanta plata en cemento. Cuando van a contratar al que pone los árboles le pagan muy poquito y los siembran muy chiquitos. Además nadie sabe ni cuales son, entonces de los que sembraron se murieron muchísimos. Es muy importante preguntarse qué paso con esos árboles, por qué no los vuelven a sembrar.

Les voy a comentar una cosa que viene al caso. Hay unos árboles, como los Urapanes que llegaron a Bogotá procedentes del Japón hacia 1935 – 1945, traídos por  el experto en jardines Hochino, para adornar la ciudad durante la Conferencia Panamericana. ¡Y se llenó toda Bogotá con Urapanes! Unos años más tarde llegaron de la China unos bichos que atacaron a todos los Urapanes de Bogotá. Es un bicho que se llama chinche chupador. Como allá hay estaciones, en invierno este se congela. Como acá siempre es verano y nunca hay invierno, (hay lluvia pero no nieve), pues el bicho se siguió comiendo los Urapanes y se menguaron. Ya los Urapanes se están recuperando y están bien. Por cosas como esta, para hacer este parque se tuvo en cuenta que es importante sembrar muchos tipos de árboles, así se evita lo que hubiera podido pasar en Bogotá si todos los Urapanes se hubieran muerto. Nos hubiéramos quedado sin árboles. Tampoco hay que pensar lo que repiten a veces los colegios y las universidades: que los árboles que no son nativos son malos, que no se deben sembrar.



Juegos Infantiles en el Parque Tercer Milenio

Los juegos infantiles en el parque

Eran mejores estos palos con los que los niños jugaban que los juegos que se pusieron en el parque. Siempre tratamos que los parques tengan otras cosas y que la gente las tome como un juego. En ese caso, se pensaron los taludes. Lo único es que es difícil podar ese pasto porque es muy empinado.

Por lo general hacen los juegos prefabricados, todos iguales, sobre un pavimento casi duro. Yo me opongo a estos juegos porque los niños se rompen las rodillas. En este parque logramos que el piso del juego fuera de arena, como se hacía tradicionalmente para que los niños caigan y no se hagan daño.

Entre las Artes - Cll 74a No 22-07 - Teléfono 300 3761 - Bogotá - Colombia - Copyright © 2007
Celulares: 321 207 3605 Entre las Artes / 300 662 9815 Proyecto seminarios taller a la par 15
E-mail:
artesenlaciudad@entrelasartes.org