Experiencias de aula
       > Acacías, Meta
       > Medellín, Antioquia
       > Bogotá, Cundinamarca
       > Envienos su experiencia
Ventana estudiantil
 Proyectos de área
Encuentro con artistas maestros
Investigaciones
Conceptos clave
Politicas de educación artisitica
Maestros que dejan huella
Aula Virtual
Enlaces
Descargar documentos relacionados con este tema
Buscador










“Muestra de danza, un espacio para convocar y provocar”


Temas:

· Presentación de la experiencia
· Antecedentes y justificación. Contexto educativo y cultural
· Retos pedagógicos y culturales

· Criterios que fundamentan este proyecto
· Propósito del proyecto
· Metodología y didácticas
· Evaluación e identificación de resultados de impacto del método aplicado
· En qué reside el éxito de esta propuesta
· Recursos necesarios para el desarrollo adecuado del programa
· Hoja de vida de la maestra


Antecedentes y justificación. Contexto educativo y cultural

Una motivación personal

Motivaron este proyecto los siguientes interrogantes que me surgieron en medio de una clase donde los estudiantes no deseaban trabajar, donde además, fueron muy claros al expresarme que ellos no querían ser artistas:

- ¿Para qué creo yo, y por su puesto ellos, que sirve el arte?
- ¿Qué es lo que quiero enseñar desde mi área y cómo?
- ¿Qué es pertinente enseñar desde el arte?...
- ¿Cómo pueden valorar---apreciar … su propia corporeidad en una comunidad que
  les ha negado su identidad? Algo así?

Estas inquietudes me llevaron a pensar en la necesidad de un punto de encuentro que nos permitiera una comprensión de ese ¡que hacer del arte! dentro de un espacio de creación; aparece entonces la danza, la cual ha sido manejada por nuestros jóvenes como una especie de código cifrado, pues en ella incautan aquello que debe permanecer en el umbral de la incomprensión de los adultos. Es pues este lenguaje corporal el que pondría en obra el sin- sentido de esa cotidianidad de nuestros jóvenes (sus angustias, incertidumbres, miedos). Cotidianidad que está dejando huella indeleble en su cuerpo.


Valores señalados por los estudiantes que se busca cultivar

Las circunstancias vitales de los estudiantes exigen hacer visible su corporeidad, que es un valor positivo fundamental que poseen por derecho propio, ante una comunidad que les ha negado su identidad. Su actitud frente al conocimiento y a los sentimientos fue el primer síntoma que me llevo a identificar su enfermedad, la cual no es pereza mental sino pobreza espiritual, una pobreza que requiere, promover su vitalidad a través de su expresión corporal.


Valores que se busca cambiar

Los estudiantes de esta comunidad necesitan reconocerse como jóvenes dentro de una sociedad, saber quiénes son y en función de qué se encuentran en un espacio, llámese familia, escuela, comunidad.

Es conveniente que nuestra comunidad estudiantil genere nuevas formas de relacionarse, ya no sólo en el dominio de lo ético sino en el de lo estético.

Al proponerme desarrollar la experiencia estética y el aprendizaje artístico en los estudiantes encuentro en las palabras seducción y motivación la clave dentro de un ámbito pedagógico, pues ante la competencia de unos mass- media tan eficaces, nuestra pedagogía ya no debe residir en un método o manera en sí mismos, sino en modos educativos que promueva actitudes y comportamientos.

Parto del convencimiento de que la destreza o habilidad para el quehacer artístico es un valor intrínseco en los estudiantes. Otra cosa sería enseñarles a perfeccionar una técnica y yo no estoy interesada en ello. Me interesé más bien lo que le pueda aportar de motivante a su ser humano. El hacerlos concientes de una capacidad que poseen y la cual probablemente les da temor manifestar, es lo que me ha llevado a hacer de la danza, el movimiento, o el lenguaje corporal, el vehículo o instrumento, que me permite seducir a los jóvenes para que salgan de ese estado que yo llamo de inamovilidad, de modo que descubran todas las posibilidades de su propio espíritu; la experiencia del movimiento es el encuentro entre esa interioridad y esas formas de exterioridad del sujeto.[2]


Antecedentes conceptuales


Cuando uno se pregunta por el qué, cómo, dónde y quién de un sabe, indudablemente aparece un mapeado de tramos y nodos que se interconectan en conceptos, teorías, disciplinas, experiencias etc., situación esta que te lleva a seguir un rastro, a reencontrarse con unos orígenes, con un principio, a hacer una lectura de huellas e indicios para decodificar los registros que posibilitan la comprensión de dicho saber. Ante esto decidí seguir el rastro del quehacer artístico de la danza desde una perspectiva antropológica basada en el texto: La actualidad de lo bello. Juego, Símbolo, Fiesta, de George Gadamer. El juego ha sido una condición del hombre y en este ha residido el origen de la danza: el juego como autonomía del movimiento; el símbolo como auto-significación; la fiesta como celebración (hacer comunidad).

Nuestros jóvenes han sido negados a su condición de juego (Léase Homo Ludens de Huizinga), lo que nos hace pensar en una faltante dentro de la formación de ese complejo campo que es el ser humano, y a lo que probablemente ha llevado es a que se de ese estado de “inamovilidad” que hemos planteado. Estamos entonces ante la búsqueda de lo bello en el ser y pareciera que la mejor forma de restituir esto se encontrara en el fenómeno del arte; en este caso en la danza como un nuevo registro identitario. Lo anterior es por su puesto sustentado por diversos campos del conocimiento como son por ejemplo las teorías del arte, así con Herbert Read; desde el campo de la psicología y de la neurología en cabeza de Howard Gardner quien ha hecho grandes aportes a la educación; en filosofía analítica con Jack Derridá entre muchos otros.

Para pensar en el programa de Danza que practico no me apoyé en particular en ningún autor, creo más bien que me interesé por la danza contemporánea como centro del proyecto por su carácter de auto-reconocimiento del ser, lo que posibilita el soporte antropológico antes mencionado. En este sentido no puedo desconocer el gran aporte de Isadora Duncan, y mucho menos olvidar nuestras raíces con la danza folklórica.


I.E. Lola González
Estudiantes

I. E. Lola González
Estudiantes
Danza Pacífico





[2]Léase; “Formas de la exterioridad”, José Luis Pardo.



Entre las Artes - Cll 74a No 22-07 - Teléfono 300 3761 - Bogotá - Colombia - Copyright © 2007
Celulares: 321 207 3605 Entre las Artes / 300 662 9815 Proyecto seminarios taller a la par 15
E-mail:
artesenlaescuela@entrelasartes.org